lunes, 4 de junio de 2018

Inundaciones 3 Junio 2018

De nuevo el agua anega calles y viviendas de varias localidades. Precipitacionrs registradas de hasta 50mm en una hora y 27mm en 10 minutos en Amurrio...que se nos antoja q en algunos puntos pudieron ser superiores. Solo hay q ver lo q pasó en Atxondo.

De nuevo las predicciones y avisos fallaron.Es un hecho. Las tormentas q se anunciaban y el aviso amarillo de 15mm/h se quedó corto.

Avisos amarillos de esos q valen para todo hay muchos a lo largo del año. Pero las situaciones de tiempo severo requieren otro tratamiento.

Ni siquiera en tiempo real se paso a nivel naranja en la web de Euskalmet....solo lo hizo Aemet viendo lo q caia.

No voy a dar una clase de porque la previsión de tormentas muy fuertes(que incluso pudieron ser torrenciales) estaba justificada. Cojan señores los libros y estudien.

Otra más. Suma y sigue....ya no vale q si esto no ha pasado nunca...ningun modelo del mundo lo predecia, llovió cuando no tenia que llover tanto y pasan cosas extrañas....eso se lo tragaran 2 millones de "vascos y vascas", pero yo no.

Afortunadamente me largo al este de europa para una temporada. Quedense aqui ustedes con esta patulea.

El pais se cae a cachos


lunes, 15 de enero de 2018

Inundaciones del dia 11 en Muxika y nevadas de reyes



Una de las noticias más comentadas en la última semana ha sido la deficiente predicción y aviso de los temporales de nieve y lluvia que hemos padecido. En particular, las nevadas del día de reyes y los desbordamientos ocurridos en Bizkaia el día 11 de enero con nieve a cotas bajas.

Responsables del Servicio Vasco de Meteorología bajo la marca  Euskalmet, alegaban en los medios de comunicación el fallo de los modelos meteorológicos, la particularidad de las situaciones, que la atmósfera no se comporta como debía comportarse...

Sin entrar en arduas explicaciones técnicas para rebatir estas “excusas”, advertir que diversos modelos de libre difusión en Internet como el AROME o el ECMWF (utilizado por los servicios europeos) indicaban fuertes precipitaciones en Bizkaia y nevadas a cotas bajas los días en cuestión.

Aun suponiendo un error de predicción, la crecida de los ríos el día 11 así como la acumulación de precipitaciones no fue repentina sino gradual. La fuerte tromba en Muxika ocurrió a última hora de la tarde, ya con el nivel del río en umbral amarillo. En otros puntos se produjeron desbordamientos sin una tromba de esa magnitud. Nunca vimos una alerta temprana.

Los servicios meteorológicos deben añadir un “plus” a la predicción  del teléfono móvil que convierte los datos de los modelos meteorológicos en un símbolo, número o palabra. Ese “plus” es la interpretación de los modelos, las imágenes de satélite, el radar, los pluviómetros etc. No es suficiente tener un Formula 1, hay que pilotarlo.

Por otro lado, algo que no se ha comentado es quién tiene la autoridad de meteorología en Euskadi; Aemet (Agencia estatal de meteorología) o Euskalmet? Porque aquí tenemos dos servicios de predicción y emisión de avisos meteorológicos que no siempre coindicen, claro está.

Aemet  está formada por un cuerpo de meteorólogos del estado, al cual se accede por oposición libre y pública. Sus predicciones están avaladas por la OMM (Organización Meteorológica Mundial) y su sistema de avisos se integra en la red europea MeteoAlarm

Euskalmet por ser un servicio regional, no esta integrado en la OMM y por tanto sus predicciones tampoco están avaladas por ella. La importancia de este hecho no es baladí y cobra entidad cuando hablamos de tráfico aéreo y seguridad nacional. En el Gobierno Vasco no existe un cuerpo de meteorólogos y por ello el servicio operativo de Euskalmet y sus predicciones se subcontratan a la fundación Tecnalia.

Llevamos muchos años con estas cuestiones sobre el tapete: la autoridad de meteorología, la elaboración de una ley de meteorología, el complejo tema de las transferencias pendientes y si meteorología es realmente transferible en su totalidad.

Mientras tanto, son ya muchos los casos en los que la predicción y emisión de avisos han sido fallidas o cuando menos cuestionadas, incluso por autoridades políticas: desde las inundaciones de Getxo (2008), Bermeo y  Lekeitio (2009), Urumea (2011), Zalla 2015, Muxika (2018)…